Trastorno Oposicionista Desafiante: La «patología» de la interacción.

Oposicionista.png

«No quiero… ¡No! Eso tampoco.!!»
«¡Tráeme eso! ‘Házlo tú, no quiero no quiero»
«No tengo hambre. No tengo sueño, no quiero nada! ¡Nooooo!»

¿Conoces el Trastorno Oposicionista Desafiante? (TOD)
También llamado trastorno negativista-desafiante. Es una afectación conductual que se presenta desde la infancia y puede mantenerse hasta la adolescencia. Se caracteriza por tener un patrón de conductas desafiantes y hostiles.

¿Cuáles son sus principales síntomas?

  • Estado de ánimo constantemente irritable: el niño pierde la paciencia fácilmente y con frecuencia, suele ser muy sensible y se irrita con los demás, se enoja o tiene un constante estado emocional de resentimiento,
  • Comportamiento desafiante, generador de «conflictos»:  A menudo discute con adultos o con personas de autoridad. Suele desafiar a otros de forma activa o se niega a cumplir peticiones o las reglas de los adultos. Puede hacer enojar o molestar intencionalmente a los demás. Puede culpar a otras personas de sus errores o de su mala conducta.
  • Comportamiento hiriente o vengativo: Cuando esta alterado, puede decir cosas crueles o hirientes, intenta buscar «venganza» al estar en un estado emocional constante de recelo o resentimiento.

Esta manifestación de síntomas ocurre directamente con personas cercanas al niño. Iniciará generalmente con los padres y si no se trabaja o pesquisa a tiempo, puede generalizarse hacia otros contextos como la escuela.

Los síntomas de «mala conducta» además se diferencian notoriamente de otros niños de la misma edad y de su mismo contexto sociocultural. Es decir, en un ambiente social se identificará que estos comportamientos son «exagerados» para su edad.

Su prevalencia estimada del 3,3%, según DSM-V. Pero en en casos de niños con Trastorno de Déficit atencional con Hiperactividad (TDAH) se puede dar entre un 30 al 50%. Es decir, podemos tener un niño con TDAH y TOD.

¿Cómo se trata el TOD?
Es una patología de la interacción. ¿Qué significa? que la dinámica familiar y el manejo correcto de dichas conductas será indispensable para su abordaje. Todas las interacciones tienen que fluir de manera armoniosa y de forma constante. Establecer límites de forma adecuada, aprender a ceder, llegar a acuerdos. Generar contención emocional sin llegar a «premiar» comportamientos adecuados. ¿Es posible? ¡Sí! ¿Es fácil? No. El TOD puede ser muy desgastante a nivel familiar y de crianza, por lo que se requiere acompañamiento terapéutico para su intervención.

Creo que mi hijo/a tiene Trastorno Oposicionista Desafiante. ¿Qué debo hacer?
Según la edad de tu hijo, tienes dos opciones: Consultar con un Neurólogo o Psiquiatra Infanto-Juvenil. Si tu hijo está en etapa pre-escolar (3 a 5 años) recomendamos neurólogo. Los especialistas médicos te acompañarán para un proceso diagnóstico y recomendaciones generales.
A nivel de terapia, una terapia sistémica-familiar e interdisciplinaria siempre es la mejor opción. Acá te recomendamos terapia Psicológica y Terapia Ocupacional. ¿Con quién partir?  Psicólogo siempre será una excelente opción. En caso que tengamos niños con altos niveles de impulsividad física, desorganización de la conducta e inmadurez de juego, el Terapeuta Ocupacional te puede ayudar. Sin embargo, cada caso debe analizarse de forma individual. Para saber con qué terapeuta partir, puedes escribirnos y consultar. Intentaremos guiarte en este proceso.

¿Crees que esta información te fue útil? ¡Recuerda compartir!
Atte.
Equipo Jugar y Crecer


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


¡Gracias por visitarnos!
Conócenos en Dr. Carlos Charlin 1529, Providencia. Cerca al metro Manuel Montt. ¡Agenda tu visita a info@jugarycrecer.cl!

Copyright by Centro Jugar y Crecer 2017. All rights reserved.